Aspectos generales de la banca de desarrollo y la legislación vigente

En la reforma de la Ley General de Bancos en Noviembre de 2001, el proyectista incluyó entre las categorías de banca especializada dos instituciones que a esa fecha no estaban previstas, una de esas Instituciones es la banca de segundo piso y la otra la Banca de Desarrollo. La base fundamental de estos dos tipos de institución financiera, venía dada por la denominada constitución económica, que no es otra cosa que los derechos económicos previstos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, la cual señala que es uno de sus principios fundamentales ejercer acciones para darle dinamismo, sustentabilidad y equidad a los sectores empresariales, todo ello para fortalecer el desarrollo del país.

Estos dos tipos de institución se diferencian en que el banco de segundo piso no puede hacer operaciones de taquilla de atención al público.

Bancos de Desarrollo

Están previstos en los artículos 110 y siguientes de la Ley de Bancos vigente y son instituciones cuyo objeto es:

Fomentar, financiar y promover actividades económicas y sociales para sectores específicos del país.

Así mismo se señala en el primer aparte del artículo 110 de la Ley que cuando el objetivo de estas instituciones sea financiar exclusivamente el sector microfinanciero, deberá otorgar créditos de menor cuantía, bajo parámetros distintos a los establecidos al resto de la banca.

Prohibiciones específicas para los Bancos de Desarrollo

De acuerdo con lo previsto en el artículo 115 de la Ley General de Bancos, a los bancos de desarrollo les está prohibido lo siguiente:

  1. Otorgar créditos con un plazo mayor a 10 años, por cuanto esto va contra la naturaleza de los mismos, que deben ser de plazos cortos e incluso excesivamente cortos en comparación con los otorgados por el resto de la banca.
  2. Adquirir más del 20% de una empresa y mantener esa participación por más de 3 años. En caso de exceder el plazo deberá tal participación bajar al 10%.
  3. Adquirir obligaciones emitidas por otras instituciones financieras, salvo que se trate de operaciones con excedentes de tesorería y por plazos menores de 60 días.
  4. Invertir en obligaciones de empresas privadas no inscritas en el Registro Nacional de Valores.
  5. Conceder créditos no garantizados, que excedan en su conjunto del 5% del total del activo del banco.
  6. Mantener contabilizados en su balance, como activos, créditos o inversiones que no cumplan con las disposiciones de ley o con la normativa prudencial emanada de la Superintendencia de Bancos.
  7. Tener invertida o colocada en moneda extranjera una cantidad mayor a la permitida por el Banco Central de Venezuela.

Prohibiciones comunes a todas las instituciones financieras

En el artículo 185 de la Ley General de Bancos vigente, se establecen todas las actuaciones absolutamente prohibidas para los institutos regidos por la misma, las cuales son:

  1. Otorgar créditos a los presidentes, vicepresidentes, directores y en general a todo el personal de primer nivel, incluidos cónyuges y parientes dentro del 4° nivel de consanguinidad y 2° de afinidad; excepto:
    • Que sean para vivienda principal.
    • Que estén garantizados con prestaciones sociales.
    • Que sean para adquisición de un vehículo (esto, contrario a la ley, por una opinión de la Sudeban). Los créditos a ser otorgados por esta vía no podrán exceder del 10% del patrimonio del banco.
  2. Otorgar créditos a funcionarios o empleados y a sus cónyuges; excepto:
    • Créditos para vivienda principal.
    • Créditos para satisfacer necesidades razonables de los empleados de acuerdo con las políticas del instituto.
    • Créditos garantizados con prestaciones sociales. Los créditos a ser otorgados por esta vía no podrán exceder del 10% del patrimonio del banco.
  3. Otorgar créditos a los accionistas que tengan:
    • Más del 10% del capital social del Banco.
    • Poder de voto en la Asamblea mayor al 10% del capital social.
    • Participación en la Junta Directiva mayor al 25%
  4. Otorgar créditos a funcionarios y empleados de Sudeban.
  5. Otorgar créditos a personas:
    • Naturales: Cuando no presenten un balance general o un estado de ingresos y egresos suscrito por el interesado, o bien, a menos que constituya una garantía a tal fin.
    • Jurídicas: Estados financieros auditados si el crédito excede de 2.400 UT (unos BsF. 110.400).
  6. Conceder créditos que excedan en su conjunto del 10% del patrimonio total del banco.
  7. Conceder créditos a personas vinculadas, directa o indirectamente, entre si que excedan en su conjunto del 20% del patrimonio total del banco. Se consideran vinculados:
    • Las personas naturales con sus cónyuges, parientes dentro 4° nivel de consanguinidad y 2° de afinidad y con las sociedades cuando su participación sea del 20%, o cuando su participación en la gestión sea mayor al 25% de los miembros de la Junta Directiva.
    • Las personas jurídicas con sus accionistas o socios, cuando su participación sea mayor del 20%, o cuando su participación en la gestión sea mayor al 25% de los miembros de la Junta Directiva.
    • Las personas jurídicas que tengan directa o indirectamente uno (1) o más accionistas o socios y cuando su participación sea mayor del 20%, o cuando su participación en la gestión sea mayor al 25% de los miembros de la Junta Directiva.
  8. Otorgar créditos de cualquier clase a personas vinculadas con la institución.
  9. Realizar cualquier operación de crédito garantizada con sus propias acciones, bajo pena de nulidad. Esta prohibición tiene como finalidad evitar el traspaso velado de las acciones del banco.
  10. Ser propietario de bienes inmuebles, salvo los que sean sedes para sus oficinas.
  11. Tener como presidente a una persona que desempeñe el mismo cargo en otro banco.
  12. Tener como miembros de la Junta Directiva a personas que formen parte de otras juntas administradoras. A menos que sean del mismo grupo financiero.
  13. Cobrar intereses sobre el monto total de una operación. Los intereses siempre se calcularán sobre saldos deudores.
  14. Otorgar créditos en caso de venta de activos por plazos superiores a los previstos en la ley.
  15. Vender o comprar bienes a los miembros del personal de primer nivel.
  16. Realizar sorteos o rifas para captar y mantener clientes. Las excepciones las otorga la Sudeban.
  17. Las adquisiciones de carteras de crédito de personas, naturales o jurídicas relacionadas con el banco.
  18. Pagar al personal de dirección (presidente, vicepresidentes, directores, consejeros, asesores, administradores, así como a sus cónyuges y parientes) cantidades que en su conjunto excedan del 20% de los gastos de transformación.
  19. Actuar como fiduciario o fideicomitente con personas, naturales o jurídicas, relacionadas a criterio de la Ley.

Operaciones interbancarias

Se consideran como tales las operaciones activas o pasivas que se realizan entre instituciones financieras (artículo 186 de la Ley General de Bancos).

Tarjeta de crédito

Se excluyen de las prohibiciones del 185 los créditos derivados de tarjetas de crédito, siempre que el deudor posea capacidad de pago (artículo 188 Ley General de Bancos).

Operaciones de crédito

Se consideran operaciones de crédito, según lo previsto en el artículo 189 de la Ley General de Bancos, las siguientes:

  1. Crédito: Los arrendamientos financieros, descuento de facturas, préstamos, cartas de crédito, descuentos, anticipos, garantías y cualesquiera otras modalidades de financiamiento u operaciones activas realizadas por un banco.
  2. Créditos al consumo 1: El financiamiento rotativo a corto plazo, otorgado a personas naturales para efectuar operaciones directas compras en establecimientos comerciales o pagos de servicios dentro del territorio nacional, siempre que no excedan de 7.500 UT (unos BsF. 345.000), y que su pago sea mediante cuotas mensures y consecutivas.
  3. Créditos al consumo 2: Mediante medios informáticos y tarjeta de crédito.
  4. Créditos a corto plazo: Aquellos cuya vigencia no excederá los 3 años.
  5. Créditos mediano plazo: Aquellos cuya vigencia será mayor a 3 años y no excederá los 5 años.
  6. Créditos largo plazo: Aquellos cuya vigencia será mayor a 5 años.

Sanciones

Es importante que se recuerde el hecho de que la entrega de balances falsos para obtener un crédito tiene una pena de prisión de 8 a 10 años. Este tema debe ser tomado en cuenta al ayudar a un cliente a elaborar un balance o estado de ingresos y egresos, de manera que no se le coloque en una posición difícil en el futuro.

Comentarios